Contacto

Siguenos

Infectados por el Posmodernismo

Actualizado: 30 de dic de 2019


Quizás muchos se harían la pregunta: ¿Qué es el Posmodernismo? Y básicamente lo que quiero hacer es presentar una transición histórica de diferentes etapas para poder entender el por qué estamos infectados o secuestrados por esta corriente llamado Posmodernismo.

El Posmodernismo podría conocerse como la antítesis del modernismo, no calificaría el posmodernismo como una corriente filosófica, sino un término que describe el desencanto del pensamiento del hombre moderno, quien se creía el “Superhombre” y pensaba que podía alcanzar todo a través de la razón. Por tanto, el posmodernismo es una crítica hacia la filosofía y la cultura del modernismo. Ahora, el modernismo en cierto sentido técnico empieza a despegar desde el renacimiento.


Modernismo


Sabemos que el Renacimiento fue esta gran explosión intelectual, o más bien podríamos verlo como el florecimiento del arte, la pintura, la arquitectura, la filología, la filosofía, la historia, y otras ramas de la epistemología. Renació un amor hacia el pensamiento clásico, hacia el pensamiento greco romano que había estado dormido por casi un milenio, y el humanismo empieza a tomar terrenos en ese pensamiento que exalta el pensamiento humano. Vemos un florecimiento intelectual, y en el período del siglo XVI se exige una reforma eclesiástica, y gracias a muchos factores incluyendo la imprenta causó una gran explosión llamada la Reforma Protestante. Ahora la Reforma y la Edad Moderna surgieron casi a la vez, pero de igual manera son dos movimiento muy distintos ya que durante 500 años han tenido mucha tensión. Es cierto que en el Renacimiento floreció algo bueno, pero se empezó a ir a un extremo, donde se empieza abrazar la autonomía de la razón humana y se empieza a elevar la razón por encima de las Escrituras mediante los humanistas. Por tanto, los humanistas retornan al pensamiento greco romano, y los Reformadores retornan al Carácter de las Sagradas Escrituras. En dicho período de la Edad Moderna vemos que el humanismo es antropocéntrico, el catolicismo es eclesiocéntrico y el protestantismo es bibliocéntrico. Claramente el antropocentrismo crece de gran manera en los siglos XIX y XX.


Trayecto del Modernismo


Renato Descartes (1596-1650) aunque creía en Dios, empezó a desechar la teología y las Sagradas Escrituras como base o fuente de conocimiento. Empieza a desarrollar un pensamiento autónomo e independiente, y todos conocemos su famosa frase “Pienso, luego existo”. Juan Locke (1623-1704) se inclinó por el empirismo donde la verdad se conoce por la experiencia, donde dicha experiencia determina la verdad. Claramente vemos que el hombre piensa ser el estándar o la medida de todas las cosas. Incluso tambien se puede ver un cambio del teismo al deismo. Después vemos el gran apogeo en el siglo de la luces donde los intelectuales del siglo XVIII pensaban que la luz de la razón iba iluminar al hombre para sacarlo del oscurantismo religioso y partiendo de eso, alcanzar la verdadera felicidad y prosperidad.


Voltaire (1694 - 1778) criticó al cristianismo y decía :Si Dios no existiera, habría que inventarlo”. David Hume (1711- 1776) fue un empirista escéptico quien cuestionó rigurosamente la idea de los milagros, aunque simpatizaba con el método de observación, cuestionaba la existencia de las cosas, decía que dicha observación empírica no da acceso a la realidad objetiva. Emmanuel Kant (1723-1804) también critica el empirismo y el racionalismo y aunque creía en Dios, insistia en que no se puede probar la existencia de Dios mediante argumentos teóricos. Juan Jacobo Rousseau en Francia (1712-1778) pensaba de alguna manera que el hombre debía ejercer una libertad absoluta de pensamiento sin depender de las Escrituras.


En el siglo XIX aparece El Positivismo, Augusto Comte (1798-1857) fue el fundador de dicha corriente donde se apoya de que la ciencia es la única explicación de la realidad. A finales del siglo XIX el hombre se ve como el centro del universo, y poco a poco se fueron despojando de Dios, cuestionaban Sus atributos y Su marco moral empieza a ser ignorado.

En medio de todo esto, Soren Kierkegaard (1818-1855) reaccionó de manera muy extrema al racionalismo con una especie de fideísmo. Vemos la aparición de Karl Marx (1818-1883) quien decía que la religión es el opio de los pueblos. Y no sobra mencionar a Charles Darwin (1889-1882) quien propaga su teoría, cuya teoría es adoptada por los ateos materialistas y sobre todo en Alemania. Al último que quisiera mencionar es a Federico Nietzsche (1844-1919) de quien todos sabemos que terminó loco en sus últimos días, más sin embargo, dió lugar al Nihilismo que es básicamente un rotundo rechazo de todos los principios religiosos y morales. Todos conocemos su famosa frase “Dios ha muerto”, Nietzsche llamó al cristianismo “la gran maldición, la gran infamia de la humanidad”. Por tanto, Hitler, Mussolini, Stalin adoptaron este venenos filosófico cometiendo bestialides. Así es como Fiódor Mijáilovich Dostoyevski en su novela pone en boca de Ivan Karamasov:


Si Dios no existe, todo está permitido.

El Gran problema del Modernismo


Durante el periodo del siglo XX todo se empezó a salir de las manos. La ciencia y la tecnología dió un salto impresionante, vemos que el siglo XX fue el siglo más sanguinario de la Historia de la humanidad, la armas nucleares fue un desarrollo tecnológico que no tenía un freno moral. Todos los judíos que fueron asesinados por los alemanes durante la segunda guerra mundial, fueron un promedio de 6 millones de personas. O lo que sucedió bajo el régimen comunista de Stalin dejando un promedio de 60 millones de muertos. Obvio que la ciencia no provee un marco moral, la ciencia en sí es amoral, y no tenía un marco por el cual sujetarse. El 6 de Agosto de 1945 estalla la primera bomba atómica sobre Hiroshima, vemos que el hombre estaba teniendo una capacidad destructiva, y nadie se sentía muy seguro en este planeta.


Infectados por el Posmodernismo


Ahora que hemos viajado de manera rápida por el período de la Edad Moderna, quiero reiterar que el Posmodernismo es el desencanto del pensamiento del hombre moderno, quien se creía el “Superhombre” y pensaba que podía alcanzar todo a través de la razón.

Me gusto lo que dijo el Dr. Theo Donner: “Debemos aplaudir la honestidad y transparencia de la posmodernidad. Por fin se está reconociendo la bancarrota del mundo moderno, con sus pretensiones.” Pero tristemente, el Posmodernismo se fue al otro extremo creando una revolución sexual. El Posmodernismo se ha convertido en una cultura fragmentada que propaga a gritos el consumismo, el hedonismo (el placer), y el nihilismo (un rotundo rechazo de todos los principios religiosos y morales). Si bien en el modernismo se confiaba en la razón y en la ciencia; en el posmodernismo hay una rotunda desconfianza. Es una cultura que no les inquieta definir una realidad (ontología), y como se puede llegar a conocer la verdad (Epistemología). Es una corriente que eleva el relativismo moral, no hay una verdad racional, no les importa la consistencia ni la coherencia, refleja un escepticismo en cuanto a la ciencia y la historia.


En pocas palabras, el posmodernismo se caracteriza por negar la verdad absoluta, deconstruir lo del pasado, y construir un nuevo ideal, buscar placer, y considerar bueno lo que antes era malo.


Todo esto se propaga de gran manera a través de diferentes elites, como los medios de comunicación, hemos visto cómo esta cultura de consumo usa la industria de la pornografia para satisfacer los deseos corruptos, como Hollywood promueve el relativismo moral, hay una especie de nihilismo, en donde no hay valores absolutos y donde cada persona tiene la libertad de construir su propia verdad de manera subjetiva.


¿De qué manera la iglesia está siendo infectada por el Posmodernismo?


Sin duda alguna hemos sido infectado por esta corriente irracional dentro de la iglesia, donde la exultación expositiva de la Palabra ya no ocupa un lugar central, donde las visiones son vistas como la Palabra de Dios. Por eso Tom Houston habla del analfabetismo bíblico que invade la iglesia actual. Incluso las estadísticas dicen que en América Latina más del 75% de los pastores nunca han tenido una formación rigurosa y estructurada.

En mi experiencia personal salí de una iglesia donde tristemente estaban más enfocados en el pragmatismo con el afán de buscar un crecimiento. Mas sin embargo, no estoy encontra del pragmatismo, pero si nosotros como iglesia únicamente y exclusivamente nos enfocamos en el pragmatismo, por ende, estamos dando lugar a la pasividad doctrinal.


Por tanto, el posmodernismo está afectando a la iglesia donde se eleva la fantasía y lo mítico por encima de lo cognitivo, pues al vaciar la razón invitamos a la herejía, y al despreciar la lógica de los asuntos teológicos optamos por proceder neciamente.

La adoración se está convirtiendo en una actividad antropocéntrica, narcisista, y con poco contenido bíblico. La redes sociales han empezado a brotar un aroma antropocéntrico y narcisista de los creyentes, el Instagram se ha convertido en un disfraz vanidoso.

Vemos cómo el evangelio de la prosperidad está rebajando la fe cristiana al nivel de cualquier tipo de idolatría. Creando un sistema de transacción de causa y efecto, creando un sistema de manipulación para satisfacer los deseos egocéntricos.


En medio de esta crítica quiero reconocer que también he sido infectado por el Posmodernismo, de tal manera mi llamado es el mismo que dice Dr. Theo Donner:


Necesitamos volver a predicar el evangelio de la gracia de Dios en Jesucristo en América Latina, antes de que terminemos en un neopaganismo.

Resolución


1. Como Iglesia tenemos que amar a Dios con toda nuestra alma, fuerza y mente (Mateo 22:37). La mente comprende el entendimiento de la profundidades divinas, el corazón se deleita en dichas profundidades. Por tanto, Dios es más glorificado cuando lo entiendo y me deleito en él. De tal manera que la mente y el corazón no son contrarias; sino que son complementarias.


2. Aprendamos de este trayecto llamado Modernismo y Posmodernismo. Reconozcamos que la Revelación Divina es el punto arquimédico que configura milagrosamente nuestra cosmovisión. Nos alinea en la integridad, virtud y justicia. Pablo dice:


No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2


3. Todo aquello que se predique en un púlpito, someterlo a prueba con el Carácter Infalible de las Escrituras. Eso lo vemos claramente en el libro de Hechos:


Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos.Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. Hechos 17:10,11


4. No permitas ser secuestrado por el Posmodernismo en esta era de la explosión digital.


¿Estás honrando a Dios a través de las redes sociales?

Sin duda alguna cada perfil revela lo que abunda en nuestro corazón.


¿Estás revelando una especie de narcisismo?

Tristemente vemos que la Universidad de California en Los Ángeles publicó en la revista 'Psychological Science' acerca de cómo Instagram revela la importancia del comportamiento de búsqueda de reconocimiento y la aceptación entre los adolescentes.


Incluso no permitas que tu identidad sea secuestrada por la modalidad de figuras públicas del ámbito cristiano. Quítate ese disfraz llamado vanidad, y abrigate con el Evangelio.

El domingo pasado el Dr. Jarvis Williams predicó en nuestra iglesia y dijo claramente:


Jesús no vino para ser Popular, sino a ser Fiel.

Por eso me encanta este personaje llamado Juan Calvino del Siglo XVI, ya que el historiador Phillip Schanff dijo:


Calvino había prohibido expresamente toda pompa en su funeral y la instalación de monumento alguno sobre su tumba. El deseaba ser sepultado, como Moisés, fuera del alcance de la idolatría. Esto era consistente en su teología, que humilla al hombre y exalta a Dios.

Este es el tipo de teología que deberíamos de modelar en nuestras redes sociales:


Una teología que humilla al hombre y exalta a Dios.




Referencias


-El mundo al que predicamos. Salvador Dellutri

-Posmodernidad y fe. Theo Donner

-Certeza de la fe. Richard B. Ramsay




Ruben Rodriguez Jr. es fundador de GRACIA VERTICAL y autor del libro "Contemplando la obra artística de la GRACIA". Actualmente trabaja como Asistente de investigación del director del programa hispano de Southern Baptist Theological Seminary, y a la vez está desarrollando sus estudios en dicha institución (SBTS).Nació en los Angeles de California, pero fue criado en Medellín, Colombia. Esta felizmente casado con Sintique y Dios los ha bendecido con una hermosa hija llamada Sophie.