Contacto

Siguenos

3 razones bíblicas para creer que Jesús es Dios

Actualizado: 31 de dic de 2019



Claramente nos encontramos con el texto que dice que Jesús mismo es el primogénito de la creación (Colosenses 1:15). Y muchos desvirtúan el sentido del término primogénito ("prototokos") y desconocen el contexto. Ellos lo relacionan en el contexto de la experiencia humana en cuanto al papel del padre en la concepción del hijo. Por tanto, afirman que Jesús fue creado por Dios. Pero en el primer siglo tanto en la cultura griega y judía, el primogénito era el hijo con derecho a la herencia. Y no siempre se basaba en el que nacía primero, como en el caso de Esaú y Jacob; no siempre se basaba en el orden cronológico, el primogénito (Jacob) recibió la herencia. De tal manera, Jesús tiene el derecho a la herencia de toda la creación (Apocalipsis 5:1-7, 13) ¿Por qué Pablo no usó directamente la palabra protoktistos, que significa “creado primero”? Pues para interpretar prototokos como un ser creado, chocaría con todo el contexto de la Escritura. Ahora miremos tres razones bíblicas que testifica que Jesús es Dios:


1  Llamaban Dios directamente a Jesús


Recordemos el escenario cuando Tomás el incrédulo dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré (Juan 20:25). Y después de ocho días Jesús se aparece y le dice: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente (Juan 20:27). ¿Y cuál fue la respuesta de Tomás? El respondió de la siguiente manera: ¡Señor mío, y Dios mío! (Juan 20:28). Si no fuera así Jesús lo hubiese corregido, pero claramente aprobó dicha declaración y los anima diciendo: bienaventurados los que no vieron, y creyeron (Juan 20:29). Y lo que Tomás declaró y creyó, es el cumplimiento de la predicción que hizo el profeta Isaías acerca del Mesías: 


Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, consejero, Dios Fuerte. Isaías 9:6


Jesús es llamado “nuestro gran Dios y salvador” (Tito 2:13).


Incluso miremos el siguiente texto:


Pero del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, es eterno y para siempre; el cetro de tu reino es un cetro de justicia. Hebreos 1:8


El mismo Padre reconoce al hijo, y este verso eleva una declaración enfática e irrefutable de la deidad de Jesús declarado por el mismo Padre. Y por eso Jesús dijo “Yo y el Padre somos uno” (Juan 10:30) 


Tambien Juan eleva la deidad de Jesús en su Prólogo: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Juan 1:1 


2 Jesús toma un titulo que solo se le atribuye a Dios


Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy. Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue. Juan 8:58-59


Vemos como Jesús autoproclama su deidad, y los líderes judíos inmediatamente reconocieron que no estaba hablando en acertijos ni nada por el estilo. Claramente cuando dice “Yo Soy” está utilizando las mismas palabras que Dios usó al identificarse ante Moisés: YO SOY EL QUE SOY (Ex 3:14). Pues Jesús mismo se auto titula el Eterno que existe, afirma su igualdad ontológica con el Padre, y claramente los judíos sabían que estaba afirmando que era Dios mismo y por eso tomaron piedras para arrojárselas.  


3 Jesús posee los mismos atributos del Padre


En varias escenas vemos que en el carácter de Jesús hace brillar Su deidad como Dios.

Jesús demostró su omnipotencia cuando calmó la tormenta del mar con una Palabra (Mateo 14:19), afirmó su eternidad (Juan 8:58-59) (Apocalipsis 21:13), su omnisciencia (Marcos 2:8), y sabía quién lo iba a traicionar (Juana 6:64). Incluso su omnipresencia (Mateo 18:20) (Mateo 28:20), También vemos atributo como su soberanía divina, una autoridad que sólo posee Dios, y lo vemos en el hecho de perdonar pecados (Marcos 32:5-7) cosa que no hacían los profetas del Antiguo Testamento. Y por último vemos las confirmaciones de su deidad en la realidad que Él es digno de adoración, algo que no sucede ni con los ángeles (Filipenses 2:9-11)


Conclusión:


Sin duda alguna vemos tres evidencias que confirma la auténtica realidad de que Jesús es Dios:  llamaban Dios directamente a Jesús, Jesús toma un titulo que solo se le atribuye a Dios y Jesús posee los mismos atributos del Padre.


Quisiera cerrar con el siguiente texto:


Señor, tú fundaste la tierra en el principio, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, pero tú permaneces para siempre. Todos ellos se desgastarán como un vestido; los enrollarás como un manto, y quedarán cambiados; pero tú eres el mismo, Y tus años no tendrán fin. Hebreos 1: 10-12


Pues básicamente este texto viene del Salmo 102:25-27, cuyo texto se le atribuye a Jehová. 

Por tanto, vemos una igualdad ontológica entre el Padre y el Hijo.




Ruben Rodriguez Jr. es fundador de GRACIA VERTICAL y autor del libro "Contemplando la obra artística de la GRACIA". Actualmente trabaja como Asistente de investigación del director del programa hispano de Southern Baptist Theological Seminary, y a la vez está desarrollando sus estudios en dicha institución (SBTS).Nació en los Angeles de California, pero fue criado en Medellín, Colombia. Esta felizmente casado con Sintique y Dios los ha bendecido con una hermosa hija llamada Sophie.